Páginas vistas en total

miércoles, 17 de febrero de 2010

De los pubis angélicos
Divagar
por la doble avenida de tus piernas,
recorrer la ardiente miel pulida,
demorarme, y en el promiscuo borde,
donde el enigma embosca su portento,
contenerme.
El dedo titubea, no se atreve,
la tan frágil censura traspasando
-adherido triángulo que el elástico alisa-
a sabeer qué le aguarda.
A comprobar, por fin, el sexo de los ángeles.
Ana Rosseti

No hay comentarios: